Consejos para emprender siendo madre

Emprender un negocio puede tener su origen en diversas motivaciones pero lo que me he encontrado en estos escasos dos años de emprendimiento es que la mayoría de las profesionales que he conocido han emprendido por necesidad. Una necesidad de búsqueda de su verdadera vocación o una necesidad de conciliación. O ambas.

Beatriz Díaz
Beatriz Díaz | Creadora
05/04/2024 | Actualizado: 05/04/2024 05/04/2024
0 | 0 0 valoraciones
80
Consejos para emprender siendo madre
Compartir:

Le pregunto a ChatGPT sobre los consejos para emprender siendo madre y me dice “muchas mujeres valientes están demostrando que es posible alcanzar el éxito en el mundo empresarial mientras crían a sus hijos. Aquí tienes algunos consejos para emprender siendo madre y lograr tus metas empresariales sin sacrificar tu papel como madre” y mira, chatito, a mi esto me suena a libro de autoayuda porque no tengo ni idea de a qué se refiere con el éxito ni con mi papel como madre.

Así que vamos con mis consejos porque los del Chato están poco aterrizados:

1. No pierdas de vista el propósito

Antes de lanzar tu proyecto, seguro que visionaste que este cambio de vida, iba a ser mejor para ti y los tuyos (si no… ¿?) y no te hablo de trabajar tres horas al día y ganar un pastón, te hablo de que en esa realidad que querías alcanzar había motivos suficientes para dar el paso. Luego puedo decirte que la realidad diluye las motivaciones en marrones, pero está bien de vez en cuando volver a esa ensoñación, para motivarte, porque de lo contrario, poco durarás.

2. Establece prioridades

Ten clara una cosa, amiga autónoma, tu tiempo es dinero y cuanto antes averigües cuánto cuesta tu hora (interna y externamente) menos tiempo dedicarás a tareas y proyectos que te merman y de los que no sacas money. Suena a productividad loca, puede. Pero Hacienda no entiende de espiritualidad.

3. Organiza tu tiempo

Enlaza con lo anterior, pero una visión clara de tu tiempo de trabajo, tiempo de familia, tiempo de ocio, etc. hará que no te vuelvas loca. En mi caso todo ese tiempo se me escurría y no ponía foco realmente en nada. Ah, y si puedes ordenar además tus horas del uso del móvil, mejor porque yo no he podido y a veces tengo la sensación de que vivo disociada y somos dos Beas: una la que contesta a mis hijas y otra la que contesta los comentarios en instagram y ninguna de las dos está al 100% presente.

4. La red de apoyo 

¿Te acuerdas de que en el posparto te aconsejaban tener una red de apoyo? Por el desconocimiento, por si te abrumaban situaciones, o simplemente para compartir tus mierdas. Pues en el emprendimiento lo mismo. Seguramente al principio seas un ser extremadamente vulnerable a la nueva situación aunque estés feliz (como cuando llega tu bebé) y tener compañeras que te guíen es orito puro.

Además, asegura la “otra red”, la de los cuidados. Claro que has emprendido para conciliar, pero ojo! que trabajes desde casa no significa que esté siempre disponible, y de esto aprendimos mucho en pandemia.

5. Acepta la imperfección

Las frases “el segundo hijo se cría solo” y “mejor hecho que perfecto” me han permitido avanzar como madre y emprendedora. Es importante entender que no siempre podrás hacerlo todo a la perfección pero hazlo. En años de trabajo por cuenta ajena he visto verdaderas cutreces que han pasado el check y la vida sigue. Quizás tu crianza no sea tan ideal como pensabas ni tu emprendimiento lo que habías imaginado, pero no hay otra que seguir. 

Aprende a delegar tareas cuando sea necesario y sé compasiva contigo misma cuando las cosas no salgan según lo planeado.

6. Cuídate

No te olvides de ti misma, de tu disfrute, de tu aprendizaje, de tu ocio, de tu salud. Es muy fácil entrar en la rueda de la autoexigencia para ser mejor y vender más pero tu energía es un recurso más de tu emprendimiento y de tu labor como madre.

7. Aprovecha la tecnología

Las herramientas y aplicaciones tecnológicas están ahí, disponibles. No te cierres en banda porque quizás no las entiendas. Ellas están para facilitar tu trabajo. Siempre hay programas de formación gratuitos para dar los primeros pasos, búscalos en tu ciudad u online.

8. Sé flexible: No hay nada seguro ni estable

Quizás es lo que peor llevo, sobre todo teniendo familia. Por suerte tengo sustento y un colchón debajo. Pero también tengo grabada la frase de un profesor que dijo “no te enamores de tu proyecto” y mira que Mamma Bra es para enamorarse pero saber ser flexible, cambiar de ruta, de ritmo y de objetivos es fundamental para sobrevivir.

9. Celebra tus logros

Párate de vez en cuando y mira en lo que ha mejorado tu vida, lo que has conseguido, aunque no haya sido lo esperado, pero sí has avanzado. Créetelo. Deja de llamar a tu marca “proyectito” y hazlo grande. La hostia si caes va a ser del mismo tamaño que si lo nombras pequeño.

Relee las palabras bonitas que te hayan dedicado.

Enorgullécete de ser un ejemplo de perseverancia para tus hijos, un ejemplo de esfuerzo que se necesita para conseguir las cosas, ahora que ellos están acostumbrándose a la inmediatez.

10. No romantices

Igual que no romantizas la maternidad, no romantices el emprendimiento. Tiene como todo, sus luces y sus sombras, y todas hacemos lo que podemos en ambos casos. Es una elección vital (la maternidad no es reversible, claro) pero no queda otra que saber desenvolverse en ambas.

Si te apetece compartir conmigo qué te han parecido estos consejos, te escucho aquí. Tengo claro que sacar adelante nuevos proyectos es un esfuerzo de largo recorrido. Emprender siendo madre puede ser todo un desafío, pero también puede ser una experiencia gratificante. Somos muchas en tu situación, a por ello.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad